lunes, 18 de diciembre de 2017

Primeras impresiones: I'm not a robot

Hace tan solo unas semanas se estrenaba en la cadena MBC I'm not a robot, nuevo k-drama que contará con 32 episodios de una duración aproximada de treinta minutos. I'm not a robot está actualmente disponible en la plataforma Viki.


I'm not a robot
Primera temporada. 32 episodios. Cadena MBC.

Jung Dae Yoon (W, She was pretty) y Kim Sun Mi (His last gift) dirigen este nuevo drama surcoreano de romance y ciencia ficción, protagonizado por Yoo Seung Ho (Ruler: Master of the mask) y Chae Soo Bin (Strongest Deliveryman).

Tras toda una serie de infortunios, Jo Ji Ah se verá obligada a hacerse pasar por robot para convencer a Kim Min Kyu, un rico heredero, de que invierta en el proyecto científico de su ex. Mientras tanto, Kim Min Kyu cree haber encontrado la solución ante su alergia, la cual le impide tocar a otros seres humanos.

Con una idea de partida suficientemente original -un apuesto y millonario chico que es incapaz de mantener contacto físico de cualquier tipo con nadie-, I'm not a robot consigue mantener el equilibrio entre la comedia y las primeras muestras de drama romántico. 


¿Qué harías si tu ex, después de meses sin verte, vuelve en tu busca para pedirte que te hagas pasar por robot? El humor absurdo de la serie juega en todo momento con sus personajes, que se ven sumidos en situaciones escabrosas.

Con tan solo unos episodios en emisión actualmente, I'm not a robot consigue el interés del espectador hacia sus personajes, siendo el diseño de estos y sus personalidades donde reside la magia del k-drama.

Sin dejar de lado una nota que -intuimos- se volverá más agria y desoladora con el paso de los episodios, dada la enfermedad que sufre el protagonista, este drama surcoreano saca provecho de sus gags y sus bromas absurdas.

Conclusión: Sin duda un buen k-drama que disfrutar durante los fríos días de invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuentos de Tokyo es una de las grandes obras maestras de la historia del cine. Dirigida en 1953 por Yasujiro Ozu, se considera una pieza imprescindible de la cinematografía japonesa. El título del blog rinde tributo a dicha película en un rincón donde el cine y las series occidentales se encuentran con la cultura asiática.
Escríbenos a : cuentosdetokyo@gmail.com

Archivo